Dos lápices, un relato (55º parte)

¡¡Hola Criaturas!!  Hoy ya es sábado lo que significa una nueva entrega de la sección "Dos lápices, un relato". Como ya sabréis yo escribo un trozo y mi amigo del blog Alquimista de las palabras otro, así que, espero que luego os guste.

Mientras sus compañeros rebuscaban en su casa ese objeto que podría ayudarles a llegar hasta ella, Evelyn, encadenada de pies y manos, se dirigía hacía una enorme sala al final del pasillo. Cuando entró no se fijo en quienes ocupaban la estancia, ya lo sabía de sobra, en cambio, se fijó en todos los detalles de aquel maravilloso lugar. En otro tiempo podía haberse tratada de un salón de baile o, por lo menos, un lugar de encuentro de gente adinerada. Los dibujos y detalles de las paredes y columnas eran exquisitos y la gran lámpara, con miles de lágrimas de cristales, que colgaba en el techo era lo único que brillaba en aquel oscuro lugar. Evelyn se rió en bajito, como era posible que en un momento como aquel se pusiese a admirar el salón, en vez de buscar una forma de escapar. Quizá fuese porque hacía rato que había desistido. De repente, una voz logró sacarla de sus pensamientos.

-Veo que ya has traído a la niña. Perfecto, comencemos, cuanto antes acabemos mucho mejor.

La mujer que la había sacado de la celda la agarró fuertemente del brazo y la colocó de rodillas en medio del salón. Cada uno de aquellas personas, o más bien monstruos, se encontraba en una punta del lugar, formando un extraño dibujo. Sin previo aviso, comenzaron a entonar una cancionilla en un idioma que Evelyn desconocía. Aun así, se imaginó que ese canto no trataba una historia romántica. La muchacha deseó con todas sus fuerzas que sus compañeros apareciesen y la sacasen de allí. Pero sabía que eso era imposible.


- - -

-¿Habéis encontrado algo?
-Que va, lo dejó todo bastante limpio. No sé si encontraremos algo a tiempo.

James, Helena y otros cuantos compañeros llevaban ni sabían el tiempo buscando algún objeto que hubiese pertenecido a la madre de Evelyn. Pero, a cada minuto que pasaba, se sentían más frustrados al ver que sus esfuerzos no se veían recompensados.

-Seguro que encontramos algo, no podemos dejar de buscar ahora...
-¡CHICOS! ¡Creo que he encontrado algo que nos podría servir! 

6 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Me has dejado con ganas de saber qué sucedería, así que voy al otro blog a ver cómo continúa <3

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Genial relato! Voy a ver cómo continúa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Ahora mismo si lees ésto es porque sintiéndolo mucho (no lo suelo hacer, de verdad), es que entro de cuclillas para dar a conocer un concurso por si te interesase. El motivo es porque me haría ilusión que llegase a un grado mínimo de personas, y claro, si me paro a leer a todo el mundo en éstos momentos pues no sé si a una gran mayoría le podría llegar mi propuesta.

    Propongo dar uso de una nueva palabra, ''Criptear'''... y os animo a que participéis a éste concurso literario que he compuesto.
    http://noa1000words.blogspot.com.es/2016/04/i-concurso-nueva-palabra-criptear.html


    ¡Espero que guste!

    Noa

    P.D: Si te llega a molestar un poco o algo mi mensaje, por favor házmelo saber. Lo comprenderé. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    Me encanto el relato *Aplausos*
    Quede con bastante curiosidad para saber como sigue.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    Me gusta mucho esta iniciativa, no solo porque disfrute de los relatos, sino que además fomentáis la escritura. Enhorabuena:)

    Un abrazo <3

    ResponderEliminar

No os vayáis sin comentar porfi
este blog se alimenta de vuestros comentarios.