Dos lápices, un relato (47ºparte)

¡¡Hola Criaturas!!  Hoy ya es sábado lo que significa una nueva entrega de la sección "Dos lápices, un relato". Como ya sabréis yo escribo un trozo y mi amigo del blog Alquimista de las palabras otro, así que, espero que luego os guste.

Los últimos bichos que andaban todavía por la superficie fueron abatidos con los lanzallamas o pisoteados. Al menos los habían detenido por un tiempo, aunque no sabían por cuanto. El señor Leichter ordenó a los heridos que se retirasen para así poder curarse las heridas. Entre el grupo de heridos James buscaba a Helena. La había perdido de vista durante la batalla y quería asegurarse de que estaba bien. Al final, la localizó en una esquina del grupo y se acercó a ella. Su brazo no tenía buena pinta, harían falta un par de puntos y algo de reposo para que aquello mejorase. 
-No te preocupes, me curaré. 
James le dedicó una leve sonrisa y dio media vuelta en dirección a Leichter.
-Hay que bajar a la guarida, tenemos que saber que ha pasado con los que no han podido salir.
-Ahora mismo es demasiado peligroso, no sabemos que ha pasado allí abajo. No voy a arriesgar la vida de nadie mandándole a ese agujero, creo que ya hemos tenido bastantes bajas por hoy.
-Gunther y Evelyn siguen allí abajo.
-No sabemos si siguen vivos.
-Por eso es necesario bajar, quizá sigan con vida y necesiten nuestra ayuda. Aquí arriba ahora mismo no sirvo de nada. Voy a bajar.
- ¡James! Como pongas un...
-No le estaba pidiendo permiso señor.

***

Evelyn todavía seguía demasiado débil, y ver como aquellos a los que creía leales le traicionaban no hacía que se sintiese mejor.
- ¿Por qué?
Gunther no dijo nada, se limitó a mirar al suelo.
- No essss nada perssssssonal Evelyn, sssssimplemente lassss cossssasss no podían ssssser de otra manera.
- No lo entiendo...
-Basta ya de charlas-  la que hacía solamente unas semanas había sido su madre les mandó callar-. Ha llegado la hora mi pequeña. Esto debe terminar.

1 comentario:

  1. Hola! Me encanta esta sección.
    Un beso y feliz sábado.

    ResponderEliminar

No os vayáis sin comentar porfi
este blog se alimenta de vuestros comentarios.