Dos lápices, un relato (45º parte)

¡¡Hola Criaturas!!  Hoy ya es sábado lo que significa una nueva entrega de la sección "Dos lápices, un relato". Como ya sabréis yo escribo un trozo y mi amigo del blog Alquimista de las palabras otro, así que, espero que luego os guste.

Evelyn intento tranquilizarse y mostrarse valiente, pero en realidad temblaba como un flan. Aquellas cuatro figuras habían conseguido derrumbar su fingida endereza y, ahora, intentaba ocultar su miedo como podía. Las figuras y su madre empezaron a acercarse poco a poco, mientras que ella fue acercándose cada vez más a la puerta. 
- Oh cariño no te asustes, ven aquí con nosotros

***

Fuera, James y Helena, seguían combatiendo contra esos bichos que no dejaban de reproducirse. Cada vez había más insectos y ellos cada vez tenían menos fuerzas. Las cosas se estaban poniendo cada vez más negras, no podían hacer nada para hacer frente a ese monstruo, pero de repente llego él.

***

Gunther se encontraba detrás de la puerta cuando unos gritos la traspasaron, eran los de Evelyn. Él, en un principio, no había creído que las cosas fuesen a llegar tan lejos, pero ahora no se podía echar atrás. No, ahora estaba demasiado cerca de recuperar a Saul, a su amigo pero, ¿habría valido todo eso por recupararle? 

2 comentarios:

No os vayáis sin comentar porfi
este blog se alimenta de vuestros comentarios.