Sinuhé, el egipcio

¡Hola Criaturas! La reseña de hoy viene de la mano de una posible futura colaboradora, Russula. Espero que os guste su reseña y que la acojáis con mucho cariño.


Autor: Mika Watari
Editorial: Plaza & Janes Editores
Nº de páginas: 508
Precio: 9,95
Sinopsis: En el ocaso de su vida, el protagonista de este relato confiesa: "porque yo, Sinuhé, soy un hombre y, como tal, he vivido en todos los que han existido antes que yo y viviré en todos los que existan después de mí. Viviré en las risas y en las lágrimas de los hombres, en sus pesares y temores, en su bondad y en su maldad, en su debilidad y en su fuerza". Sinuhé el egipcio nos introduce en el fascinante y lejano mundo del Egipto de los faraones, los reinos sirios, la Babilonia decadente, la Creta anterior a la Hélade..., es decir, en todo el mundo conocido catorce siglos antes de Jesucristo. Sobre este mapa, Sinuhé dibuja la línea errante de sus viajes; y aunque la vida no sea generosa con él, en su corazón vive inextinguible la confianza en la bondad de los hombres. Esta novela es una de las más célebres de nuestro siglo y, en su momento, constituyó un notable éxito cinematográfico.



Sinuhé, el egipcio es una novela del siglo XX harto conocida que sorprendió por su exactitud histórica en el momento de su publicación y que sigue fascinando a sus más recientes lectores, entre los que puedo incluirme. Sinuhé nos narra su vida desde el destierro, desde que era un chiquillo, hijo del médico de los pobres de un humilde barrio de Tebas, hasta que logró trabajar de médico y trepanador real para el faraón Akhenatón, pasando por su formación como médico en la gran Casa de la Vida de Tebas, sus andanzas en las guerras de Siria, sus viajes por Babilonia, el país de Khatti y la isla de Creta y su retorno a las tierras negras, su casa, Egipto, donde la mayor revolución religiosa estaba teniendo lugar.

Tras la muerte de su padre, el faraón Amenhotep IV –o Akhenatón– instauró lo que podría considerarse la primera religión monoteísta de la historia: el culto al dios Atón. Así, este reformador religioso tachó de falsos a los antiguos dioses e ídolos y al dios predominante, Amón, para dar paso a una nueva concepción de la vida espiritual con un único dios que promovía la igualdad de todos los hombres. Por desgracia, la oposición del clero y de una sociedad rancia y reaccionaria fueron trabas inamovibles para este empeño idealista que ni el apoyo del campesinado al completo pudo salvar. Las guerras religiosas entre los seguidores de Amón y de Atón quedan perfectamente plasmadas en esta novela histórica, que nos muestra con pasmosa minuciosidad el estilo de vida del Antiguo Egipto junto con su medicina y su ciencia, pero también su crisis espiritual y social. Watari nos expone su actitud derrotista y trágica ante un mundo en decadencia, a través de temas como la corrupción del clero, la imposición y la intransigencia, la falta de fé en la ciencia y muchas otras inquietudes sobre la existencia humana y la perversidad del hombre.

En cuanto a los personajes, me gustaría resaltar junto a Sinuhé, a otro que brilla tanto o más que el protagonista, como puede ser Kaptah, granuja y charlatán sirviente de Sinuhé, que lo acompaña en todas sus aventuras. Este viejo pillastre enriquece el viaje, con su astuta visión de la vida y su humor mordaz que te hacen pasar más de un buen rato y, a pesar de sus perrerías, su actitud nunca claudicante ayuda a deshacer más de un nudo de garganta. Porque otra maravilla de este libro es esa emoción que provoca en el lector y esa capacidad para sumergirte en un mundo tan distinto, pero que hierve de ese mismo dolor desesperado y esas ansias de dar sentido a una vida que no tiene sentido; esas mismas ansias que rigen las necesidades humanas desde que existimos y que aún hoy nos siguen torturando. Una historia que se desarrolla en un mundo de hace milenios con una temática subyacente sobre la existencia humana tan cercana como cualquier novela moderna.

Un viaje que no deja indiferente, angustioso y desgarrador, pero no por ello un viaje que no merezca ser llevado a cabo. Para los aficionados de la historia, pero también para todos los demás. Un libro para todos, porque es un libro sobre la humanidad escrito para la humanidad –o para la nada y el olvido–. En cualquier caso, un libro que merece ser leído.

Gracias a A la sombra de los sauces por permitirme colaborar con ella, ha sido un verdadero gusto!
Russula 




“Pero yo, Sinuhé, escribo para mí porque el saber me roe el corazón como un ácido y he perdido todo el júbilo de vivir (…). Escribo porque el vino me es amargo al paladar. Escribo porque he perdido el deseo de divertirme con las mujeres, y ni el jardín ni el estanque de los peces causan regocijo en mis ojos.”

6 comentarios:

  1. La verdad es que no creo que lo lea.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. Me interesa el contexto histórico, además de las aventuras que vive el protagonista.
    Sin duda me lo llevo.
    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  3. Pues desconocía su existencia pero me llama todo lo que tiene que ver con egipto así que le daré una oportunidad si lo encuentro.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Hola! Lo dejo pasar no me llama mucho la atención. Un besote

    ResponderEliminar
  5. No es de mi estilo así que seguro que no lo leo. Un besote :)

    ResponderEliminar
  6. Hola bonita :)
    Me alegra que lo hayas disfrutado, gracias por la recomendación ^^
    Besoss

    ResponderEliminar

No os vayáis sin comentar porfi
este blog se alimenta de vuestros comentarios.