Dos lápices, un relato (41º parte)

¡¡Hola Criaturas!!  Hoy ya es sábado lo que significa una nueva entrega de la sección "Dos lápices, un relato". Como ya sabréis yo escribo un trozo y mi amigo del blog Alquimista de las palabras otro, así que, espero que luego os guste.

La peor hora del día era la hora de la cena. El comedor, como siempre, estaba repleto de gente, sobre todo aquellos que pasaban el día en la superficie, cumpliendo misiones o haciendo otro tipo de trabajos, y solo volvían para cenar. Como todas las noches encontrar un hueco para sentarse sería misión imposible, pero, por suerte, esta vez no tardaron tanto. Evelyn se sentó en la esquina de la mesa, junto a James y enfrente de Helena. 
-El entrenamiento de hoy me ha dejado muerta. Estoy que no puedo con mi vida.- decía Helena mientras devoraba su cena como si no hubiese un mañana-.  Solo tengo ganas de meterme en la cama y dormir. 
- Estoy seguro de eso Helena, pero intenta masticar la comida, no vaya a ser que no llegues a la cama.
Helena le respondió sacándole la lengua. En los últimos días, Evelyn, había descubierto muchas cosas sobre aquel sitio y las personas que lo habitaban. Como por ejemplo que tras la dura y soberbia apariencia de Helena, se escondía una chica algo infantil, amable y fiel; o que no todos los que estaban allí tenían el poder de ver la llama de colores sobre la cabeza de los demás, algo que sin duda le había dado cierta ventaja a la hora de hacer amistades allí dentro. Pero como todo en la vida tiene que haber una excepción, y en su caso era James. Era con el que más tiempo había pasado de todos y, era al que menos conocía. Pero eso era algo a lo que pensaba poner remedio. Cuando Evelyn se disponía a formular una pregunta Helena la interrumpió.
- Oye, ¿dónde se ha metido Gunter?
- Seguirá duchándose Helena, ya sabes cuanto tarda.
- Sí, ya, pero incluso para él esto es tardar demasiado.
- Déjalo Helena, no le des importancia. Estaría cansado y se habrá ido directamente a su cuarto.


***
- ¿Has entendido el plan?
- Sí señora
- Bien, espero por el bien de tu amigo que no me falles.

4 comentarios:

  1. Hola
    Lo único que puedo decir es: Quiero más.
    Me a gustado y quiero que sigas,ya que hay cosas que me gustaría saber Jaja aunque es un buen relato, ya que te mantiene con la intriga, sobre querer saber del lugar y esas cosas.
    Feliz fin de semana.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Este esbel segundo relato que leo hoy. Me encanta. Me parece muy bonito. Tendré que esperar al próximo sábado para leer otro. Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Una buena idea para sacar la imaginación, me gustó mucho :3
    Saludos Infinitos.

    ResponderEliminar

No os vayáis sin comentar porfi
este blog se alimenta de vuestros comentarios.