Dos lápices, un relato (37º parte)

¡¡Hola Criaturas!!  Hoy ya es sábado lo que significa una nueva entrega de la sección "Dos lápices, un relato". Como ya sabréis yo escribo un trozo y mi amigo del blog Alquimista de las palabras otro, así que, espero que luego os guste.

Frente a ellos se encontraban Grace y otro chico, al cual recordaba de haberle visto en el despacho del profesor.
-¿Qué ha passssado? ¿Dónde esssstá Ssssssaul?
- Saul y yo fuimos a casa de Evelyn como nos mandaste, a llevarle los libros. Pero se nos olvido darle una cosa y tuvimos que volver. Su madre nos abrió la puerta y nos embrujó. Acabo encerrándonos en un sótano junto con Evelyn y su padre...
-¿Sssssu pareja esssstaba encerrada en el sssssótano? -Al parecer ninguno de los dos se lo podía creer.
- Sí. Él nos ayudo a escapar a los tres por unos pasadizos...
James tardo otros diez minutos en explicarles toda la historia con detalle. A medida que la historia se iba complicando, la cara del otro chico se iba volviendo cada vez más blanca, hasta que, al final, unas lágrimas empezaron a derramarse por sus ojos.
- Esss horrendo todo lo que nossss esssstassss contando. Ssssssentimossss mucho sssssu perdida. Sssserá mejor que dessscanssséisss un rato. Jamessss ensssseñalé a Evelyn la basssse y sssssu dormitorio. Me alegro de que hayáissss vuelto.
Grace les dejó solos. James colocó su mano sobre el hombre del tercer chico mientras este lloraba en silencio. Evelyn masculló un "lo siento" casi inaudible. El chico fijo su mirada en ella.
- Todo ha sido por tu culpa.

1 comentario:

  1. ¡Hola!

    Puf, me he quedado un poco atrasada en esta sección, voy a tener que pasarme a continuar la historia desde donde me quedé x)

    ¡besos!

    ResponderEliminar

No os vayáis sin comentar porfi
este blog se alimenta de vuestros comentarios.