Dos lápices, un relato (29º Parte)

¡¡Hola Criaturas!!  Hoy ya es sábado lo que significa una nueva entrega de la sección "Dos lápices, un relato". Como ya sabréis yo escribo un trozo y mi amigo del blog Alquimista de las palabras otro, así que, espero que luego os guste.

Evelyn miró hacia el bosque que quedaba a su espalda. No se oía nada más que el canto de los pájaros. Ni un aullido, ni un grito, ni una voz. Pensando en el fatídico final que le aguardaba quedándose allí, decidió dirigirse hacia los pequeños edificios que había divisado en el horizonte.  
Tras varias horas caminando, llegó a una pequeña colina desde la cual se podía ver el pequeño pueblo que había visto antes. Lo que a ella en un principio le había parecido un edificio, no era otra cosa que la torre de una iglesia. Alrededor de esta se congregaban varias casitas y lo que parecía ser un hospital. Evelyn pensó que ese sería el primer sitio al que iría, además, seguramente tendrían un teléfono y podría contactar con alguien pero, ¿Con quién? Ya decidiría eso cuando estuviese segura en aquel lugar.
...
- Pobre mujer, no sabes donde te metes-  susurró una voz en la distancia.

5 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Interesante el relato, me dejas con la intriga... pues no sabía yo de la existencia de esta sección pero me pasaré a ver los otros relatos y tal :)

    ¡besos1

    ResponderEliminar
  2. Hola, que guay que escribas y publiques...

    besos

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    ¡Quiero saber cómo continúa! Así que sigue escribiendo:3

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Wow, me gusta mucho como escribes y sobre todo la intriga que dejas al final!
    ¡¡Sigue así!
    Un saludo,
    xoxo, ffeelingfree.blogspot.com

    ResponderEliminar

No os vayáis sin comentar porfi
este blog se alimenta de vuestros comentarios.