Dos lápices, un relato (23º Parte)

¡¡Hola Criaturas!!  Hoy ya es sábado lo que significa una nueva entrega de la sección "Dos lápices, un relato". Como ya sabréis yo escribo un trozo y mi amigo del blog Alquimista de las palabras otro, así que, espero que luego os guste.

Todos se quedaron callados y asombrados ante el nuevo descubrimiento. La pared del fondo hizo un sonido sordo y se deslizó hacia la derecha, dejando un pequeño hueco por donde se entreveía un largo pasillo.
-¿Cómo salimos de aquí?
- Seguid recto y girad por el segundo pasillo de la derecha. Después girad dos veces hacia la izquierda y todo recto hasta que os encontréis la salida. La salida es una pared con un pequeño dibujo en el medio, lo único que tenéis que hacer es empujar con fuerza y ya estaréis fuera.
-¿No vienes con nosotros?- pregunto Evelyn.
Su padre la miro con cariño.
-Lo siento tesoro, estas cadenas son irrompibles, la única manera de librarme de ellas es con la llave y me imagino que tu madre la tendrá escondida por casa. Además, alguien tiene que quedarse aquí para entretener a tu madre ¿no? Venga, marchaos antes de que a esa bruja se le ocurra volver.
Evelyn lo beso en la mejilla y se dispuso a marchar por la pequeña apertura.
-¿Podemos confiar en él?- James seguía sin confiar en él
- Al parecer es nuestra única opción.

2 comentarios:

  1. Cuando lo terminen... van a hacer un sólo archivo con todo?
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Acabo de conocer tu blog y me gusta así que me quedo por aquí :D
    ¡Besos!

    ResponderEliminar

No os vayáis sin comentar porfi
este blog se alimenta de vuestros comentarios.