Dos lápices, un relato (3º parte)

¡¡Hola Criaturas!! Por fin es fin de semana, espero que para los que estáis trabajando no se os haya hecho larga y tediosa la semana y que los que estáis de vacaciones las estéis disfrutando como nunca. Hoy ya es sábado lo que significa una nueva entrega de la sección "Dos lápices, un relato". Como ya sabréis yo escribo un trozo y mi amigo del blog Alquimista de las palabras otro, así que, espero que luego os paséis por su blog.

De la nada apareció una mujer. Iba completamente vestida de blanco y su pelo, níveo y largo, parecía tener vida propia, daba la impresión de que en cualquier momento fuese a atacar a alguien. Evelyn se fijó en sus ojos grises y , al hacerlo, sintió un escalofrío, como si estuviese en la misma Antártida. 

La chica buscó una pizca de valentía en su interior, pero el miedo que sentía la impedía reaccionar. La mujer parecía haberse dado cuenta de eso, porque curvó las dos lombrices que tenía por labios en una media sonrisa. Lentamente, la fémina fue acercándose hacia Evelyn mientras extendía su brazo derecho. La muchacha en un acto inconsciente empezó a caminar hacia atrás, hasta que su espalda choco contra una de las pareces del campanario. Entonces fue cuando la mujer abrió la boca para decirle algo:


La continuación en el blog de mi amigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No os vayáis sin comentar porfi
este blog se alimenta de vuestros comentarios.